Segunda jornada – Temporada 3

by SlamPoetrySantako
6 meses ago
933 Views

La casa

Se inicia la segunda jornada de la tercera temporada d’Slam Poetry Santako con el sorteo de turnos entre los slammers presentes. Todavía queda algún rezagado por llegar. Papeles con números aleatorios escogidos al azar y bromas sobre supuestos trueques para revertir el orden. Hoy el plantel es especialmente variado, tenemos slammers de Mallorca, Aragón, Castilla la Mancha, Andalucía y, de casa. Casi parece que estamos celebrando el campeonato nacional, así es el nivel de esta noche.

En la sala el público espera el inicio del espectáculo. Siempre comenzamos con retraso. Sala llena. Respetando distancias, pero llena. Y de fondo los aplausos que llegan de entre bastidores: los slammers insuflándose fuerzas.

Comienza la jornada, como es habitual con Pablowski sobre el escenario. Hoy ha renunciado al negro a que nos tiene acostumbrados y lleva una de las nuevas camisetas de manga corta en rojo. Luce palmito y pasa frío, dice. Todo sea por promocionar la nueva remesa de merchandising que hemos preparado. No obstante, al minuto nos hace entrar en calor. Recita “Elegía” de Miguel Hernández en recuerdo de su “compañero del alma” Ramón Sijé.

<<Yo quiero ser llorando el hortelano

de la tierra que ocupas y estercolas,

compañero del alma, tan temprano>>

Acto seguido, agradecimiento a las y los milicianos que conforman el público y a nuestra casa “La Sisqueta”. Repartimos pizarras entre once vírgenes que se estrenan en esto de venir a un slam. Parece que se está corriendo la voz. Las entradas de aforo limitado se agotaron en apenas un día. Incluso hay público que confiesa que es la primera vez que pisa nuestras calles. No sólo cazamos nuevos talentos sino que conseguimos nuevos adeptos y eso nos hace todavía más grandes.

Bajamos luces y José Acernegui, como ganador de la jornada anterior, es el primero en actuar. Nos habla de “casas sin alma” y de lo que significan para quienes miserablemente las habitan dado que “fin de mes no existe en medio de una trinchera de hambre”. Espectacular actuación y ovación del público que le premia con 25,1 puntos. El siguiente en salir es Álex Loro, “dicen que son peligrosos, que pueden matarnos” en referencia a la verdad contenida en los versos para finalizar con un guiño a Iñaki “si tengo que morir, prefiero que sea de un abrazo”. Aplausos y 22,9 puntos en el bolsillo. Margalida, en tercera posición, fantasea con un mundo donde la sangre fuese de oro para alimentar y erradicar las injusticias. Magnifica actuación de la mallorquina que le brinda 24,5 puntos. A continuación, Segundo, en su habitual estilo de fábula, nos da una lección de botánica “entre los árboles que conocemos y los árboles que conoceremos”. Se enorgullece, esta vez sí, de recitar la obra al completo compensando la vez pasada y el público le obsequia con 22,3 puntos. En el equinoccio de la noche, Laura Helena de Troya se sube por primera vez a un escenario. Cuenta que ha nacido y muerto mil veces, que renace de cada una de sus cicatrices y nos anima a no defallecer. Muy buena actuación de la primeriza que logra 22,9 puntos pese a la baja nota de alguna de las pizarras que es recibida con abucheos. En séptimo lugar, Germán se “rompe el alma” sobre el escenario recordando el “dolor que le hicieron sentir” cuando amor y odio penden del mismo hilo. Sobrecogedor en su actuación consigue 25,8 puntos entre aplausos de los asistentes. Trizas de papel introduce unos versos de Alejandro Pizarro para hablarnos de la altividad en la mirada de los adultos frente a la infancia. De nuevo, reconocimiento y 24,5 puntos. Ainara cierra la primera ronda jugando con las palabras y los sonidos para transportarnos a la colmena de la gran ciudad donde trata de “convertir en miel el recuerdo” y así “entender lo que les ha pasado”. Maravillosa actuación de la aragonesa que consigue 24,1 puntos.

Pablo ha sido capaz de hacer la suma mentalmente de la última de las votaciones y es motivo de reproche de Isa, que le recrimina que esa es su función. Entre risas, Isa anuncia algo que todavía no se había dado en el slam: tenemos un empate. La tercera posición se disputa entre Margalida y Trizas de Papel. De acuerdo con la normativa se suman las puntuaciones del total de pizarras y finalmente es Trizas quien queda como finalista junto a José Acernegui y Germán Chocero.

Sin más dilación, Trizas de Papel sube al escenario y nos habla del luto, de “lo pequeño que sería el mundo si nos encontramos” y de la “bandera blanca en una guerra de versos que nacen por ti”.  A continuación, José nos encandila chistándonos en voz baja “ssshhhh respira” mientras nos mece con sus versos a través de los montes y la luna en claro homenaje a Lorca. Finalmente, Germán nos habla de la nada para acabar confesando que “el hombre no es hombre si no miente”. Todas las actuaciones están cargadas de metáforas e imágenes visuales tal y como recalcará más tarde el propio Pablo.

Con los finalistas subidos al paredón, de espaldas al público y Pablo haciendo alarde de su capacidad mímica, llega el momento de votar. Un manto de manos se alza cuando se indica que el slammer a valorar es junto el del medio. Y tras el recuento se hace oficial: José Acernegui es de nuevo ganador, seguido por Germán y Trizas de Papel respectivamente.

El andaluz que se estrenó por primera vez la jornada anterior y se hizo con la victoria, revalida de nuevo. “Veni, vidi, vici” anuncia Pablo entre risas y orgullo: “¿Qué vamos a hacer contigo?”. Aún incrédulo y estupefacto sobre el escenario José aplaude al público y en un ejercicio de humildad que le honra, agradece a sus compañeros por enseñarle el camino. Tiene la oportunidad de cerrar con un poema y, esta vez sí, nos deleita de nuevo con el primero que la noche. Nos habla de casas en la sede que ya puede considerar también como morada propia.

Después del verso viene la prosa con César de la Sisqueta en el escenario indicando la forma de salir ordenadamente y sin agolparse a la salida no sea que a algún vecino le de por hacer “una oda a la policía”. Entre risas finaliza esta segunda jornada.

Ya sabéis, “la poesía ha vuelto y…”

Ahora puedes escuchar a Slam Poetry Santako en Spotify!